Carga de caballería sin sentido…

Todo el mundo estaba relajado después de la jornada de descanso. Después de poco más de dos horas de carreras, en las que habíamos hecho unos 105 kilómetros a un promedio de 310 vatios, se dío una carga de caballería sin sentido y 10 corredores fueron capaces de saltar del pelotón. Yo también trate de escapar una y otra vez, pero no pude lograrlo y fue probablemente mejor que no lo hiciera, no hubiera tenido las piernas para haber luchado en el frente.

A pesar de todo, lo que saco de la etapa de hoy es algo positivo, se ha ido por encima de la velocidad. Sin embargo el miércoles y el jueves tenemos dos días muy largos por delante. Estoy contando los días hasta que llegue el domingo, y finalmente haber terminado mi séptimo Tour de Francia.

Antes de la carrera, nos reímos muchísimo. Philippe Gilbert completó el último kilómetro dentro del autobús. Como todos los días, la prensa estaba frente al autobús y quería entrevistar al campeón belga y a Jelle Vanendert, que actualmente lidera la clasificación de la montaña. Marcel Sieberg se puso el maillot de Philippe Gilbert para gastar una broma a la prensa que estaba rondando alrededor del autobús. Después, André Greipel se puso el maillot de lunares y salió al exterior, yo no podía controlar la risa, como todos vosotros podeis imaginar. Incluso cuando tenemos que soportar el mega dolor diariamente, el ambiente general del equipo es bueno.

Nos vemos mañana en Italia
Seb

Sag uns Deine Meinung

Kommentare